Aceite de oliva virgen extra de Galicia
689 876 790Logo móvil

Nuestro aceite: aceite gallego virgen extra artesanal

En Almazara Da Man Da Moura elaboramos aceite de manera tradicional en unas instalaciones totalmente restauradas.

Nuestro aceite está elaborado con aceitunas recolectadas únicamente del árbol, y en el momento en que no se encuentran ni verdes ni maduras. Luego, al llegar a nuestras instalaciones, las dejamos un día en reposo, tal y como nos aconsejaron los maestros aceiteros de la Almazara de Jaén y otras zonas, algo en lo que todos coincidían (aunque hay otros profesionales partidarios de elaborarla en cuanto se recoge).

Luego, de forma manual las revisamos para que no se cole nada que no sea una aceituna, aunque al pasarlas al sinfín que las transporta al molino, las volvemos a revisar, al mismo tiempo que se lavan y se soplan con un ventilador por si se colase alguna hoja.

Una vez en el molino, donde también se muele el hueso, pues se dice que su pepita tiene unas propiedades muy buenas como antioxidantes, estabilizantes... pasan a una batidora térmica, que nunca supera los 25º, y que está entre 30 y 45 minutos batiendo la masa, para que desprenda bien el aceite.

En el momento en que la masa esté óptima, la pasamos a una prensa hidráulica, separándola por unos capachos, que se utilizan como filtros, y por los que sólo pasa líquido; y ya empezamos a prensar (nunca a más de 250 kg de presión). El primer aceite que sale, sin todavía empezar a prensar, se conoce como “flor de aceite”, y es el de mejor calidad y sabor (aunque este primer año, al tener poca cantidad, decidimos guardarlo para casa).

El líquido obtenido ya es el aceite mezclado con otro que también está en la aceituna, conocido como alpechín, que luego dejamos que se separen de forma natural entre unas 3 y 6 horas. El aceite que se encuentra en la parte superior del recipiente, es el que introducimos directamente en los depósitos, para dejarlo decantar entre unos 4 o 6 meses (ya que no lo filtramos, para no quitarle las partículas naturales), y las impurezas que se van depositando en el fondo del depósito, con forma cónica, las quitamos semanalmente hasta que desaparezcan. Lo que queda en el depósito es nuestro “zumo de aceituna”, de delicioso sabor y excelentes propiedades para la salud.

Nuestro aceite se presenta en botellas de cristal de 250 ml.